preloader
Top
UTILIZANDO PREMIOS PARA ENTRENAR A NUESTRO PERRO - Somos amantes de los animales.
fade
2706
post-template-default,single,single-post,postid-2706,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
premios para perros

UTILIZANDO PREMIOS PARA ENTRENAR A NUESTRO PERRO

Ya sea un cachorro o un perro mayor, muy seguido estamos buscando que aprenda nuevas cosas para mejorar nuestra convivencia, además, sirve como ejercicio mental para nuestro perro, casi tan importante como el ejercicio físico.

El problema muchas veces es que buscamos enseñar por medio del regaño y los castigos, en lugar de hacerlo con refuerzos positivos.


De acuerdo a Emilio Legarreta, entrenador y dueño de la Academia Canina Acanis: “somos muy buenos para el regaño y la corrección, pero no tan buenos para premiar”.

 

Teniendo en cuenta el poder tan innato que tiene la comida dentro del comportamiento y motivaciones de los perros, son una herramienta sumamente útil y poderosa para estarlos convenciendo de hacer cosas. Y los entendemos, si alguien está afuera de nuestra casa y nos manda mensaje diciendo “vamos por tacos”, muy seguramente también vamos estar súper motivados a cooperar.

 

Lo más importante que debemos de recordar usando estos métodos es que los premios ayudan a reforzar comportamientos: buenos, malos o pésimos, NO son para calmarlos.

 

premios para perro

 

 

Por eso les compartimos algunos consejos de acuerdo a César Millán para utilizar los premios para el entrenamiento de nuestros perros:

 

  • No nos queramos pasar con la cantidad de premios que les damos. Estos, al ser premios, suelen ser más ricos que saludables, por lo que debemos de cuidar su peso, porque a él no le importará mucho las calorías que tengan. Podemos darles premios pequeños, no es necesario darles el hueso completo cada vez que hace lo que queremos.

 

  •  Uno de los primeros pasos es recompensar cuando esté calmado. No es buena idea darle premios para “calmarlo” porque sólo va a creer que si anda “acelerado” se le va a premiar. Además de que estar calmado será el primer paso para poder seguir con el resto del entrenamiento.

 

  •  Debemos usar los premios al principio como recurso para captar su atención, pero debemos ir usándolos cada vez más poco. Los perros no son tontos, si seguimos así después ellos nos van a entrenar a nosotros para que les demos lo que quieren. Poco a poco debemos empezar a darles atención o cariño en lugar de comida.

 

  •  Es común que queramos premiar cuando hacen exactamente todo lo que queríamos enseñarles, ya sea sentarse, quedarse quietos o lo que sea,  pero este método es más lento que eso. Es más eficiente ir premiando por pasos (también por eso damos premios pequeños, porque van a ser necesarios unos cuantos) que por la acción completa.

 

  • Aunque no crean, los perros también llegan a hartarse de algunos premios, por lo que es importante estar cambiando para encontrar cosas que les sigan llamando la atención.

 

Hay que tener en cuenta que la comida y los premios no son infalibles, tal vez en algunos perros no tiene el mismo efecto que en otros. En caso de que así sea, siempre se puede sustituir por juguetes, cariños, paseos, etc.

 

¿Han probado usando los premios para entrenar a su perro? ¿Cuáles les funcionan mejor?