preloader
Top
SEÑALES DE QUE ES MEJOR DORMIR A NUESTRO PERRO - Somos amantes de los animales.
fade
1878
post-template-default,single,single-post,postid-1878,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
dueño abrazando a su perro

SEÑALES DE QUE ES MEJOR DORMIR A NUESTRO PERRO

Ni siquiera escribir el título de la nota es fácil para nosotros. El simple concepto de tener que aceptar en algún punto que es mejor despedirnos de nuestra mascota, es muy difícil de aceptar.

 

Antes que nada debemos de ser empáticos y sinceros, para aceptar que esto es un acto de bondad hacia un perro que ya no está disfrutando vivir. Por eso queremos ayudarnos a identificar esas señales que nos pueden estar indicando que es momento de decirle adiós a nuestro perro, por más difícil que nos parezca, de acuerdo a Pets MD.

 

 

1.No tomemos decisiones apresuradas

 

Lo primero que debemos hacer es consultarlo con nuestro veterinario que nos ayude a determinar y valorar la salud de nuestro perro, para saber con certeza si los problemas de salud que lo afectan ya no tienen solución.

 

 

 

veterinario revisando a perro

 

 

 

2.En qué nos debemos fijar

 

Según Andrew D. Nguyen, médico veterinario en Columbia Pike Animal Hospital, debemos de empezar con analizar la situación desde que está sano, enlistando las 5 cosas favoritas de hacer para nuestro perro. ¿Corre a saludarnos? ¿Se vuelve loco con el simple sonido de la correa? ¿Cuando estamos cocinando no para de estar al pendiente? Por decir algunos ejemplos.

 

Lo que quedará a nuestro criterio es tomar la decisión de dormirlo cuando ya ni siquiera disfrute 2, 3, 4 o las 5 cosas que antes eran sus favoritas.

Aunque nos cueste empezar a afrontar estos temas desde antes de que haya problemas, no debemos querer retrasarlo hasta que sea inevitable.

 

 

 

 

 

3. Tratemos de entender qué es por lo que está pasando

 

Otro punto importante, como lo mencionamos al inicio, es ser empáticos. El hablar con nuestro veterinario nos ayudará a entender qué es lo que está sintiendo nuestro perro, ponernos en sus zapatos (¿patas?) y pensar si esa es en realidad calidad de vida.

 

A veces la decisión es muy simple, porque nuestro perro ya no puede caminar, no ve, le cuesta comer, no controla sus esfínteres y todo lo que hace, es estar acostado. Aunque suene sumamente triste y desesperanzador, hay un momento en el que debemos aceptar que, debido a la edad, las cosas ya difícilmente van a mejorar. Lo difícil de la situación es probable que haga la decisión más clara, aunque no necesariamente más sencilla.

 

Lo verdaderamente complicado es cuando la decisión no es obvia, y aunque tenga serios problemas de salud, parece estar contento y consciente. Ahí no quedará más que confiar en nuestra sensibilidad y en lo que el veterinario nos aconseje, teniendo siempre como prioridad el bienestar de nuestra mascota.

 

 

 

 

 

Y sabemos que por más consejos y notas que hagamos sobre este tema, no ayudará mucho a que estas decisiones sean fáciles. No pretendemos que así sea. Pero al final no podemos ser egoístas por querer mantener con nosotros a un animal que no está disfrutando la vida. Tenemos la responsabilidad de abogar por lo que sea mejor para él, aunque nos cueste.

 

¿Alguno de ustedes ha pasado por esta situación? ¿Hay un fan animal que esté pasando por algo parecido? Lo sentimos mucho 🙁