preloader
Top
¿POR QUÉ LES HABLAMOS COMO BEBÉS A LOS PERROS? - Somos amantes de los animales.
fade
1151
post-template-default,single,single-post,postid-1151,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
dueño cargando a cachorro

¿POR QUÉ LES HABLAMOS COMO BEBÉS A LOS PERROS?

Hablarle a nuestro perro como si fuera niño chiquito puede ser resultado de sacar nuestro lado tierno, donde suavizamos las palabras para sonar lo más lindo que podamos, aunque sea casi por instinto. En realidad es raro que conscientemente decidamos hablarle así a nuestras mascotas.

 

Pero, ¿tiene algún tipo de beneficio o explicación científica? Nos encanta hacer ese tipo de preguntas para crear suspenso, por cierto.

 

cachorro levantado

 

Un estudio reciente demostró (todo el mundo toda las cosas más enserio cuando empiezan con “un estudio reciente demostró”) que los cachorros a los que se les hablaba con DDS o dog-directed speechel hablarles como niños chiquitos— prestan más atención, además de que ayuda fortalecer el vínculo entre persona y animal.

 

 

Lo que hace que haya un parecido entre las relaciones adulto-niño y humano-perro, es que se replica la dinámica paterno-materno-filial, y generalmente estas voces se caracterizan por ser más agudo que el tono “normal”, explica Jaume Fatjó, etólogo y director de la cátedra Fundación Affinity Animales y Salud de la Universidad Autónoma de Barcelona.

 

 

Fatjó también nos dice que una diferencia cuando hablamos con los niños, es que alargamos las vocales, esto con el fin de apoyar el desarrollo vocal de los infantes. En el caso de los perros esto no tendría mucho sentido, porque aunque hay perros sumamente inteligentes, no han llegado a ese nivel.

 

dueño cargando a cachorro

 

«Indudablemente es más efectivo dirigirnos así, de forma amable y cercana», dice el entrenador de perros Alberto Fernández. «No solo para que el perro entienda de un modo más suave y claro nuestros comandos, sino también para que la relación entre el comando y la acción sea captado como algo positivo»

 

 

Lo que sí, es que el estudio decía de la Universidad de Nueva York es que los perros adultos en realidad no reflejaban mucha diferencia cuando les hablábamos con DDS a que si les hablábamos con adult-directed speech (ADS), quiere decir, como a adultos normales.

 

 

En conclusión:  Estudios parecen respaldar la noción de que hablarle de manera suave ayuda cuando los perros son chiquitos, para reforzar vínculos, captar mejor su atención y mejorar el entendimiento para el aprendizaje comandos. Pero una vez que son adultos ya solo lo hacemos por el gusto. Con aprendizaje o no, adultos o cachorros, a nosotros muy seguramente nos seguirá naciendo hacerlo.