preloader
Top
¿CÓMO ELEGIR UN NOMBRE PARA NUESTRO GATO? - Somos amantes de los animales.
fade
1089
post-template-default,single,single-post,postid-1089,single-format-gallery,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿CÓMO ELEGIR UN NOMBRE PARA NUESTRO GATO?

Elegir un nombre para nuestro gato, en este caso, puede ser un gran ejercicio para nuestra creatividad, pero también puede ser un poco frustrante si es que las ideas no fluyen desde un principio.

 

Por eso quisimos darles algunos consejos que ayuden como herramientas para encontrar ese nombre increíble que vamos a estar presumiéndole a todo el mundo.

 

 

dueño acariciando a su gato

 

Conoce a tu gato: Puede sonar obvio, pero tal vez ya teníamos un nombre en mente antes de que siquiera llegara la oportunidad de adoptar uno y esto no es tan buena idea, ya que no es como que un nombre le quede a todos los gatos. Los gatos son como los humanos, cada uno tiene su personalidad, por lo que sugerimos que hasta que no tengamos una idea de cómo es no elijamos un nombre, para que elijamos uno que quede.

Por ejemplo, ponerle Rayo a un gato hiperactivo, tiene sentido.

Debemos tener en cuenta que al llegar a nuestra casa, un gato se puede mostrar un poco tímido e introvertido, pero si le damos tiempo va a sacar su verdadera personalidad, por lo que es bueno darles un poco de tiempo antes de tomar la decisión final.

 

 

¿Qué dice su apariencia de él?:  Sabemos que el físico no lo es todo, pero puede ser una buena fuente de inspiración para un nombre cool. Y ahora imagínate que además de coincidir con su personalidad, también va de acuerdo a su apariencia, ¡será un hitazo!

Si es negro y quieres ponerle un nombre oscuro y misterioso. O si tiene el pelo largo y esponjoso, puede ser eso lo que nos inspire.

 

 

Inspírate en su raza: Si nos documentamos un poco sobre el origen de la raza de nuestro gato podemos sacar algunas ideas originales. Puede ser que sea un gato Persa, entonces buscamos algunas deidades, palabras o nombres en persa. O incluso mezclamos con el punto anterior, y en lugar de solo ponerle Blackie (que no es un nombre muy original) le ponemos “Hind”, que es “negro” en persa.

 

 

¿Cuáles son tus personajes favoritos?: Esta estrategia es un poco más común, pero no por eso menos efectiva. Podemos pensar en qué personajes de series de TV, películas, videojuegos, libros —felinos o no… nos recuerdan a nuestro gato, tanto en personalidad como en apariencia. Esto hará que en nuestra lista surjan una que otra Kalheesi, Thor y tal vez un Gokú.

 

 

 

Después de utilizar estos 3 métodos para obtener opciones de nombres, sigue la segunda parte del proceso:

 

 

  • Hagamos una lista: Las podemos leer en voz alta, para ver cuáles fluyen de mejor manera. Si además tenemos a nuestro gato en frente, al decirlo en voz alta podremos ver si alguna hace clic.

 

  • Recordemos que este nombre lo vamos a decir MUCHO, para que pensemos que sea un nombre que en verdad disfrutemos decir.
  • Contemplemos la posibilidad de apodos. Por ejemplo, si nos gusta Dr. Strange o Dr. Who, le vamos a querer poner Benedict. Pero es probable que después de un tiempo le digamos Ben o Benny. Si nuestra primera opción es un nombre largo, es probable que un pensar en un apodo corto nos ayude.
  • Además es importante recordar que, igual que los perros, los gatos responden mejor a nombres cortos.

 

Podemos platicar las opciones con nuestro gato: No, no hemos enloquecido. Es probable que nuestro gato no nos diga literalmente que sí o no, pero si probamos los nombres y alguno es recibido con un ronroneo o un maullido, vamos a sentir que recibimos retroalimentación de su parte.

 

Ok, tal vez sí hayamos enloquecido, pero igual se lo recomendamos.

 

 

Si ya elegimos un nombre, apeguémonos a él.

 

Aún si le pusimos Fluffyster McBigotes, y decidimos que para efectos prácticos le diríamos Fluffy, no cambiemos de nombre con el tiempo, ya que esto solo lo va a confundir. Necesitamos que se acostumbre a siempre escuchar el mismo nombre.

 

Y por último…

 

¡Que tenga la plaquita con su nombre! Nada de esto que hemos platicado será totalmente oficial hasta que no tenga una placa grabada con su nombre. No solo será su carta de presentación al resto del mundo, sino que nos ayudará bastante en caso de que nuestro felino amigo decida perderse.

 

 

gato acostado su cama

Así que ya están listos. Con estos consejos estamos seguros de que nuestros gatos tendrán los nombres más increíbles del mundo.

 

¿Ustedes como le pusieron? ¿Cuál fue su inspiración?