preloader
Top
¿HAY TRUCO PARA COMPRAR UN PLATO PARA NUESTRO PERRO? - Somos amantes de los animales.
fade
2173
post-template-default,single,single-post,postid-2173,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
perro comiendo en su plato

¿HAY TRUCO PARA COMPRAR UN PLATO PARA NUESTRO PERRO?

Nuestro perro suele definir su comportamiento gracias a refuerzos positivos, por ejemplo, comida. Ahora, pensemos en la importancia que tiene el recipiente del mayor de todos los refuerzos positivos, como es la comida. Este es el lugar donde la cosa más increíble se encuentra.

 

Solemos pensar en que sólo debe ser un recipiente con un espacio para comida…y ya. Pero esa elección, si la queremos tomar a conciencia, tiene más posibilidades y ventajas.

 

 

perro comiendo en su plato

 

 

Algunos puntos clave son:

 

 

1.Elijamos un plato que sea fácil de lavar. Prueben en la tienda viendo si tiene partes donde la comida se pueda quedar atorada.

 

 

2.Empecemos con un plato más chico para cuando es cachorro. No queramos ahorrar desde que es chico comprándole un plato que “le vaya a durar” para cuando crezca.

 

 

3.Además del plato, también es recomendable tener una taza para medir, de esta manera vamos a poder estarle dando de comer lo que recomendado por nuestro veterinario o, en el más básico de los casos, lo que dice el empaque de la comida, sin darle de más o de menos, dependiendo de sus necesidades particulares.

 

 

4.Pongamos atención a cómo come. No por morbosos, sino porque estos nos ayudará a saber si tiene el plato adecuado. Si se la pasa volteándolo, tal vez necesita un plato más grande.

 

Al momento de elegir materiales, seguramente vamos a querer buscar de metal o de cerámica, cada uno teniendo sus pros y contras. Obviamente son mucho más duraderos que los de plástico, además de ser más fáciles de limpiar. Además de que los de cerámica ofrecen mayor variedad de formas y colores.

 

Entre los contras están que los platos de metal pueden ser sumamente ruidosos si nuestros perros no son los más cuidados comensales del mundo. Los de cerámica se recomienda lavarlos a mano, además de que son más frágiles.

 

En casos en que los platos de agua y comida de nuestro perro estén dentro de la casa, es probable que queramos que se vean bien para que vayan con el resto de la decoración (¿Qué? No nos vean así por querer que las cosas combinen en la casa), por lo que vamos a querer fijarnos más en el estilo que si lo tenemos en el jardín, por ejemplo.

 

Algunas de estas opciones con mayor estilo es posible que también estén hechas de materiales de mejor calidad, lo que haría más probable que se manten en buen estado durante más tiempo.

 

Otra variante a considerar es si es un plato elevado o en el piso. Hay estudios y perspectivas que muestran que una u otra opción son alternativas más saludables y que ayudan a la digestión de nuestro perro. Podemos revisarlo con nuestro veterinario para sentirnos más cómodos con nuestra decisión.

 

Tamaños, materiales, diseños, posiciones. Hay más variaciones para elegir platos de perros, pero al final de foto, el objetivo es que sea el que lo haga más feliz.