preloader
Top
ESTIMULANDO LA MENTE DE NUESTRO PERRO - Somos amantes de los animales.
fade
2401
post-template-default,single,single-post,postid-2401,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
perro con lentes

ESTIMULANDO LA MENTE DE NUESTRO PERRO

Una de las cosas más bellas de los perros es que no necesitan mucho para estimular su ánimo y sentirse como los seres más felices del mundo, y no los culpamos. Pero algo que a veces dejamos de lado es el también estar estimulando y retándolo intelectualmente. Esto no quiere decir que lo retemos a un duelo de ajedrez…¿o sí?

 

Para nuestro amigo (qué decimos amigo: ¡hermano!) César Millán, el juego muchas veces es visto como simplemente dejar salir “del huacal” a nuestro perro, pero en realidad es una gran oportunidad para poder desarrollarlo intelectualmente también. Hay algunas maneras de hacer esto por medio del juego, que son como si le hiciéramos un Papalote: Museo del Niño a nuestro perro, básicamente.

 

1.Pongamos en acción su olfato. Es natural empezar por el sentido que más desarrollado tienen. Lo que podemos hacer es esconderles su comida favorita para que la busquen, incluso haciéndoles que pasen por una pista de obstáculos con cojines o cajas para que superen para llegar a su premio. Lo que podemos hacer es tallar un poco de aroma del premio dentro de la pista obstáculos para que pueda ir siguiendo el rastro. Incluso le podemos subir el nivel de dificultad (y diversión) si escondemos múltiples premios en distintos lugares.

 

nariz de perro

 

2.No nos volvamos locos con el meneo. Es un título un poco curioso, pero es para que lo recordemos. Muchas personas tenemos el instinto que al jugar con un perro meneamos el juguete frenéticamente porque pensamos que es lo más divertido para él. En realidad, lo que terminamos haciendo es cansarlo físicamente (que también es válido en ciertas ocasiones), pero si lo que queremos es centrarlo y estimular su mente lo que podemos hacer es atar un juguete a con un hilo a un palo. Una vez hecho esto, frotamos el juguete con comida/uno de sus premios y lo movemos L-E-N-T-A-M-E-N-T-E. De esta manera se puede enfocar y disciplinar controlando su emoción. ¿Quién dice que el aprendizaje no puede ser divertido?

 

perro jugando

 

3.Juguemos a las Escondidas. Ya les escondimos sus premios, ahora subamos de nivel. Esto lo podemos hacer una vez aprendidos los comandos de “Stay” y “Come”. Consiste en decirle “Stay” y nos escondemos. Luego le decimos “Come” o su nombre, sólo una o dos veces, dejando que sea un reto el poder encontrarnos. Podemos empezar con distancias cortas para luego irla aumentando posteriormente. Obvio debemos asegurarnos de que nos pueda escuchar, porque sino, pues imaginen pobre perro se va a quedar sentadito esperándonos. Recordemos que podemos darle un premio cuando logre encontrarnos e iremos viendo cómo mejora con el tiempo sus habilidades.

 

perro en su casa

 

Estos tres métodos para motivar su desarrollo mental son bastante entretenidos y tal vez incluso son prácticas que ya aplicamos sin darnos cuenta. Si no, las podemos implementar en nuestra rutina de juego.

 

¿Ustedes cómo buscar estimular la mente de sus perros? ¿Hacen este tipo de juegos?