preloader
Top
EL MOTIVO DE QUE NUESTRO GATO SE TREPE A NUESTROS HOMBROS - Somos amantes de los animales.
fade
2179
post-template-default,single,single-post,postid-2179,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
Dueña cargando a su gato

EL MOTIVO DE QUE NUESTRO GATO SE TREPE A NUESTROS HOMBROS

Todo dueño de gato ha pasado por ese momento en el que su gato lo trepa y se pone en su hombro como un pequeño general comandando el ataque de un enorme arma humana.

 

Ok, en esta ocasión dejamos volar mucho nuestra imaginación con la imagen que les queríamos proyectar, pero confiamos en que fue lo suficientemente clara para que se den una idea.

 

Curiosamente, de acuerdo a Ingrid Johnson, conductista animal especializada en gatos, que este comportamiento no es taaaan común. Según Ingrid, es más común en gatos que buscan atención, y al ser un acto que genera ternura en los dueños, los gatos reciben cariños y felicitaciones, lo cual crea un refuerzo positivo que hará que lo repitan.

 

Otro posible motivo es que a algunos gatos no les gusta que los agarren, pero no tienen problema con pegarse un poco a ti. Eso, aunado a que la altura les brinda seguridad y un punto de vista mayor al que tienen desde abajo. No importa si medimos menos de 1.70 m y sentimos que no le ofrecemos el punto más alto del mundo a nuestro gato, para él sí lo es.

 

 

gato en los hombros de su dueña

 

 

Lo que Ingrid sí definitivamente no recomienda es tomar esta situación de ser montados como si fuéramos Gundams y salir a la calle. Los gatos son demasiado curiosos o pueden sentir ansiedad por cualquier cosa que nos topemos, lo que ocasionaría que saliera huyendo fuera de nuestro control.

Por lo que si lo llegamos a hacer, debe de traer correa.

 

¿Otra cosa a tomar en cuenta? Una vez que aprendan a brincar a nuestros hombros es probable que no sólo lo hagan desde el piso, sino que lo empezarán a hacer desde un mueble, una puerta, el sillón o donde sea, y seguramente nos van a agarrar desprevenidos.

 

Esto no quiere decir que sea mala idea que lo aprendan, sólo quiere decir que nos mentalicemos a no reaccionar de mala manera que pueda llevar a una experiencia negativa para nuestro gato.

 

¿Su gato es fan de treparse en sus hombros? ¿Los ha agarrado desprevenidos? Cuéntenos cómo lo han vivido.