preloader
Top
EL FLAUTISTA DE MÁPACHIN - Somos amantes de los animales.
fade
2392
post-template-default,single,single-post,postid-2392,single-format-video,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

EL FLAUTISTA DE MÁPACHIN

Todos conocemos el cuento del Flautista de Hamelin. Si no lo conocen se los platicamos en versión resumida: Por ahí del año 1284 en el pueblo de Hamelin, Alemania había una plaga de ratas. Un flautista se ofreció a ayudar al pueblo, y tocando su flauta todas las ratas lo siguieron fuera del mismo. El final es un poco más triste, ya que llevó a las ratas a un río para que se ahogaran 🙁

Pero bueno, los Hermanos Grimm, quienes documentaron esta historia, no se caracterizaban por tener cuentos particularmente optimistas.

 

Eeeeeel punto, es que un flautista que estuvo tocando en el parque Brasher State Forest, en la frontera de Nueva York con Canadá nos remitió a esta historia para una audiencia bastante más peluda que la que normalmente lo estaría escuchando.

 

 

¿Es porque está tocando una increíble melodía? Creemos que la enorme cantidad de comida que tiene a su alrededor es la verdadera responsable de esto.

 

De cualquier manera, si a algunos les gusta escuchar música clásica mientras comen, no vemos problema de que los mapaches prefieran un concierto de flauta.

 

En su cara, Hermanos Grimm, esta fábula sí tiene un final feliz.