preloader
Top
¿CÓMO LOGRAR QUE DOS GATOS SE LLEVEN? - Somos amantes de los animales.
fade
1563
post-template-default,single,single-post,postid-1563,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
dos gatos acostados

¿CÓMO LOGRAR QUE DOS GATOS SE LLEVEN?

Ya sea por destino, porque no nos pudimos resistir a adoptar uno más o por alguna razón es posible que queramos llevar a un gato nuevo a la casa y que se lleve bien con el original dueño de la casa (el gato original que es quien pone las reglas, obvio, no nosotros).

 

Si creen que cuando llega un niño nuevo al hogar, el más grande se va a poner celoso ¡oh, no tienen idea de cómo es con los gatos! Pero esto no quiere decir que no lo podamos lograr.

 

Para empezar, según Animal Planet algunas razas de gatos son más abiertas a la compañía, como los Persas, Birmano o Coon de Maine.

 

Antes de empezar las pláticas diplomáticas, es necesario asegurarnos con un veterinario de que el nuevo gato no tenga parásitos o algún tipo de infección que pudiera transmitir al gato original, sobre todo si fue adoptado (¡Shhh, no le digan!).

 

 

 

Encontrando a su Super Match

 

De acuerdo a Animal Planet, la situación ideal para el emparejamiento amistoso sería que el gato nuevo fuera más joven.

De igual manera, sería mejor tener gatos de sexos contrarios, ya que tener dos gatos macho podría prestarse a que pongan más territoriales.

 

Otro aspecto a considerar es que sean de un nivel de energía relativamente parecido. Para no juntar a uno muy joven con uno más viejo, sobre todo si siempre ha sido el rey de la casa, porque entonces seguramente el más grande se va a desesperar más rápido.

 

Tengamos en cuenta que si el gato original era particularmente agresivo y territorial, puede llegar a tratar de acechar y atacar a uno que sea más tímido.

 

 

dos gatos acostados

 

 

Preparando la llegada del extraño

 

Como ya lo habíamos platicado en otras notas, los gatos no reaccionan particularmente bien ante los cambios de rutina. Por lo que debemos considerar que vamos a tener que estar interviniendo en su relación y no podemos confiar en que lo arreglen solos. Podemos probar, pero les advertimos que si el gato original no está contento es probable que lo demuestre marcando las paredes y los pisos de nuestra casa, just saying.

 

El truco es poner un poco del aroma de cada uno de los gatos en telas o toallas y ponerlas respectivamente cerca del área donde se alimenta cada uno, para que se vayan acostumbrando.

 

Es sumamente importante recalcar que no podemos dejar de monitorear sus interacciones, sobre todo al principio.

 

 

dos gatos acostados

 

 

La triple caja de arena

 

Un buen consejos es ponerle una caja de arena a cada uno de los gatos, e inclusive tener una tercera, cuidando que el gato original no vaya a mostrar su inconformidad con la marcada de pisos y paredes que ya habíamos mencionado.

 

 

gato con arenero

 

 

Cerremos el trato

 

La manera más segura de hacer este proceso es primero logrando que se vean a través de alguna pared o puerta de cristal, donde los dos puedan estar seguros. Es recomendable repetir esto durante algunos días o una semana.

Después de haber estado compartiendo sus aromas por medio de las telas, al momento de que por fin se dé el primer contacto oficial se van a reconocer de cierta manera, y es cuando ese esfuerzo previo va a rendir frutos.

Al hacer esto, les recomendaríamos hacerlo en un cuarto neutral, con algún juguete para incentivar que jueguen.

 

 

En caso de que llegaran a pelearse sólo debiera de ser necesario aplaudir o levantar la voz para desmotivarlos a seguir con el conflicto. Si esto no funciona, sería necesario separarlos por unos días para volver a intentar.

 

 

dos gatos acostados

 

 

Como lo platicamos al tratar de emparejar a un gato con un perro, estos procesos son largos y requieren de muchísima paciencia, pero valdrá la pena una vez que los veamos jugando y acicalándose el uno al otro.

 

¿Ustedes han logrado hacer que dos gatos se lleven bien? ¡¿Cómo lo hicieron?! Medalla para ustedes. Déjenos en los comentarios sus historias.