preloader
Top
CALMAR A NUESTRO PERRO CUANDO HAY TORMENTA - Somos amantes de los animales.
fade
1171
post-template-default,single,single-post,postid-1171,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
perro tapado con cobija

CALMAR A NUESTRO PERRO CUANDO HAY TORMENTA

Todo el miedo de las luces, los sonidos intensos y además sin saber qué carambas está pasando. Se entiende perfectamente el temor que les pueda dar y hasta nos sorprende lo bien que lo manejan. 

 

Aunque los investigadores no se ponen de acuerdo a identificar bien qué es lo que detona este temor en los perros, lo que sí saben es que puede surgir de un momento para otro: un perro que las había manejado bien, al siguiente año durante la temporada de tormentas puede empezar a sentirse mal con ellas.

 

Además de que la ansiedad en los perros se acumula, de acuerdo al sitio WebMD, por lo que al principio de la temporada de lluvias puede manejarlo bien, pero conforme va avanzando empezará a incrementarse la posibilidad de estrés y ansiedad.

 

dueño cargando a su perro

 

 

Pero, ¿qué podemos hacer para ayudar a calmarlos?

 

1.Hay que darles premios todo el año: Una vez que se ponen nerviosos y necesitados de atención nuestra primer reacción sería hacerles cariños y darles premios, pero el problema es que después el perro empezará a asociar el ser “pegajoso” con tener recompensas.

 

La sugerencia para esto según Barbara L. Sherman, PhD, DVM, expresidente del American College of Veterinary Behaviorists, es tener un tipo de protocolo entrenado durante el resto del año. Tendríamos que ponerle una correa especial cuando esto suceda, para usar de ancla mental durante el año y hacer que se acueste a nuestros pies, mientras premiamos con cariños que se mantenga calmado.

 

Una vez que llegue la tormenta “de a deveras”, vamos a poder seguir este mismo proceso: ponerle la correa, tenerlo cerca y calmarlo con cariños y una voz tranquila.

 

2.Démosle un escondite: Es muy fácil identificar qué lugar de la casa podemos darle para que se sienta tranquilo, porque es a donde va a ir cuando tenga temor. Puede ser un sótano, un baño, un cuarto donde pongamos música, lo importante es que sea un lugar donde no escuche o vea lo que sucede afuera.

 

Es importante que sea un lugar de donde pueda entrar y salir sin problema, ya que el tenerlo encerrado puede que solo empeore su ansiedad.

 

perro tapado con cobija

 

 

3.Pongamos sonidos de truenos: Calma, en palabras del A-Team  “Es una idea tan loca que puede funcionar”. En días normales podemos poner sonidos de truenos en un volumen donde sea ligeramente perceptible, mientras jugamos o le damos premios a nuestro perro. Con el tiempo vamos aumentando el volumen de los sonidos hasta que le parezcan cotidianos y además los relacione con cosas positivas, nos recomienda Matt Peuser, veterinario del Olathe Animal Hospital en Kansas.

 

Recordemos siempre apoyarnos en nuestro veterinarios, porque pueden aportar alguna técnica que no hayamos considerado originalmente. Además de que si son casos de ansiedad muy agudos podríamos necesitar darles relajantes, pero preferimos primero agotar las opciones de comportamiento y desensibilización.

 

 

Solo es cuestión de sentir empatía por nuestro perro y tener paciencia para aplicar estos métodos que podrán ayudarle a sentirse cómodo durante estas situaciones.