preloader
Top
ADIESTRAMIENTO 101: SIT - Somos amantes de los animales.
fade
1144
post-template-default,single,single-post,postid-1144,single-format-gallery,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

ADIESTRAMIENTO 101: SIT

A todos nos gusta presumir cuando nuestro perro nos hace caso. Claro que no falta la típica situación incómoda cuando queremos enseñarle a alguien más lo que con tanto esfuerzo hemos logrado, para tan solo terminar sonriendo y decir “antes de que llegaras le salía muy bien”.

 

Pero las órdenes que les enseñamos a nuestros perros no son para hacer la amenidad de la reunión. Además de ser un buen ejercicio mental para perros que necesitan mucha motivación, un perro educado y capaz de tener control sobre sí mismo desde chiquito es mucho menos probable que se meta en problemas con otros perros, personas o así mismo al no tener conciencia en espacios abiertos como calles.

 

 

 

 

Ahora que ya pasamos de lo que no es  a lo que sí es, empecemos con el más básico de todos los comandos: Sit.

 

¿Por qué en inglés?  No, no es que queramos que nuestro perro empiece a decir “éeeexito”, sino es que el inglés, al tener palabras cortas, ayuda a que los perros lo aprendar más eficientemente.

 

No tiene nada de malo conocer ciertas fortalezas en algunos idiomas. El coreano es un idioma increíble, pero enseñarle a un perro el comando “anj-aissneun”, suena un poco más complejo que solo “sit”.

 

Empezamos con el comando “sit” ya que es una acción natural en perros, no les estamos enseñando algo que no hagan ya por instinto.

 

Según el sitio Experto Animal, los pasos para lograrlo son:

1. Agarramos un premio para tu perro.
2. Dejamos que lo huela y luego la encerramos con el puño.
3. La ponemos delante de nuestro perro mientras él presta atención (es comida, obvio lo hará) y espera recibir la el premio.
4. Con la atención del perro fija en el puño empezamos a trazar  una línea imaginaria hacia la parte trasera del perro, pasando por encima de la cabeza.
5. Instintivamente el perro se sentará.
6. Hacemos varias repeticiones de esto mientras empezamos a incluir una señal física y una verbal, como “sit” o “sienta”.

 

 

Es probable que al principio batallemos un poco; el perro se dará la vuelta, tal vez hasta pierda un poco la atención, pero debemos seguir intentándolo hasta que lo logre. Una vez que lo hayamos logrado es importante el refuerzo positivo: una galletita u otro premio, y felicitarlo porque es un buen chico.

 

 

Lo que es importante es ser constante. No podemos estar mezclando palabras para una misma orden, porque eso solo lo va a confundir. Si empezamos con “sit” no cambiemos a “sentado”, o “anj-aissneun” —nunca a “anj-aissneun” — va a ser más difícil lograr que lo asimile.

 

Una vez dominado este comando podremos pasar a uno de un poco más de complejidad. Y debemos recordar que esto no es un “truco” para enseñar a otras personas.

 

 

Es parte vital de una sana convivencia de nuestro perro con otros perros y personas, además de ayudar a mantenerlo estimulado mentalmente desde chiquito.