preloader
Top
ADIESTRAMIENTO 101: QUIETO - Somos amantes de los animales.
fade
2387
post-template-default,single,single-post,postid-2387,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
perro sentado

ADIESTRAMIENTO 101: QUIETO

Las órdenes de “Sentado” (sit)  o “abajo” (down) están padres y son útiles en ciertas circunstancias. Pero ambas pierden todo sentido si no vienen acompañadas de la maestra de todas las órdenes: quieto (stay).

Esto lo decimos porque no importa qué tan bonito se sienta nuestro perro cuando le decimos el comando, si no puede quedarse ni 2 segundos sentado en ese lugar.

 

El primer consejo que el American Kennel Club es que esta orden tiene un inicio y un fin. Esto se refiere a que haya una palabra para que se quede quieto y otra para que se vuelva a activar. Básicamente es el poder desencantar a un perro que se queda quieto.

Algunas palabras comunes para “liberarlo” de la orden son “OK” o “listo” Pero el punto, como lo hemos mencionado en otras ocasiones, es que la palabra que elijamos es la que siempre debemos de usar.

 

Recuerden, sieeeempre debemos estar premiando (algunos entrenadores dicen que es mejor dicho “pagando”) cada vez que el perro hace lo que queremos que hagan.

 

perro sentado

 

Obviamente este entrenamiento requiere de mucha práctica y sobre todo paciencia.

 

Los pasos a grandes rasgos serían:

  1. Tener a nuestro perro parado, sentado, a un lado nuestro.
  2. Darle la orden de quieto.
  3. Casi inmediatamente darle la palabra que lo libera.
  4. “Pagarle” el premio.
  5. En caso de que se mueva debemos retomar el primer paso.

 

Si no viene con nosotros podemos dar un paso atrás y dar alguna señal para que sepa que ya está bien el venir.

 

Consejos importantes:

– No hacer el ejercicio con el premio/comida en la mano, porque el perro no va a poner atención y sólo será atraído por la comida.

– No debemos darle la orden de liberación al instante. Porque si no, se va a aprender que se sienta y luego, luego se puede ir. Podemos dejarlo quieto, dar unos pasos atrás, esperar y luego ya acercarnos para decirle la palabra.

 

 

perro sentado

 

 

Los entrenadores de perro tienen algo que llaman las 3 D, (y no se refiere a que sea en tercer dimensión) sino que se refieren a:

 

 

Duración: Esto es qué tanto tiempo se queda quieto el perro. Algunos entrenadores sugieren ir aumentando en intervalos de 3 segundos entre que le decimos “quieto” y le damos la palabra para que se pueda mover. Si se mueve antes de tiempo, se reinicia el proceso. Obvio recompensando/pagando cada vez que lo haga bien.

 

Distancia: A veces por impaciencia nos apresuramos a querer aumentar muy rápido la distancia a la que nos alejamos. Para este punto se recomienda medio paso por intento: damos la orden de “quieto” y damos medio paso, esperamos los 3 segundos del punto anterior y regresamos con el perro. Así en cada intento aumentando un paso y además seguimos uno de los consejos importantes de regresar a nuestro perro pero no dar la orden de liberar para también estar practicando ese punto.

 

Distracciones: Este es el nivel más difícil de los tres. Conforme vayamos avanzando y dominando los dos puntos anteriores, podremos ir incluyendo distracciones en casa o en el jardín, para seguir teniendo un ambiente controlado. No queramos empezar con distracciones practicando estas órdenes en un parque porque estamos poniéndole las cosas en contra a nuestro pobre perro.

 

Este es solamente uno de los muchos métodos que hay para aprender el comando. Algunos entrenadores utilizan clickers, otros no usan premios. Si un método no funciona no quiere decir que nuestro perro no puede aprender la orden, sólo debemos de cambiar la técnica.