preloader
Top
¿Qué puede comer nuestro gato de la cocina? - Somos amantes de los animales.
fade
166
post-template-default,single,single-post,postid-166,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
gato cocinando

¿Qué puede comer nuestro gato de la cocina?

A cualquiera nos puede pasar que por prisas, algún compromiso no planeado u otro motivo, se nos haya ido tener comida en casa para nuestro gato. O tal vez nos sintamos en un mood Gordonramsayesco y querramos sorprenderlo con una cena gourmet hecha por nosotros, por eso queremos compartir algunos consejos para que nuestro gato se sienta bien consentido.

 

¡A la cuisine!

 

– 1.6 kg de carne picada de ternera o de pollo: eso equivale a 4 bandejas de 400 gr de las que ya vienen preparadas en el súper. Podemos sustituir la carne de ternera por carne de pollo. Si tenemos picadora de carne en casa, podemos hacer el picadillo nosotros mismos.
– 2 latas de atún natural bajo en sal (o en aceite de oliva bajo en sal): eso serían 80 gramos por 2 latas, un total de 160 gramos de atún, (pero ese es el peso sin escurrir, escurrido es menos). Lo bueno de añadir atún al natural, que no lleva aceite ni grasa añadida.
– 200 gr de hígado de pollo: esto lo venden en los súper y las carnicerías y es muy barato y rico en nutrientes.
– 200 gr. de verduras cocidas y picadas: que ya vienen preparadas así en los supermercados. Puede ser una mezcla de chícharo, zanahoria y papa.
– 2 huevos crudos.
– 2 papas pequeñas o una papa grande. En caso de que esté en dieta baja en carbs, entonces no agregamos este último ingrediente.

 

¿Y cómo se prepara todo esto? ¡Fácil!

 

1. Hervimos las papas en agua sin sal.
2. Freímos un poco el hígado de pollo en una sartén antiadherente, así no necesitaremos poner aceite ni nada..
3. Freímos durante poco tiempo, solo que el hígado justo cambie de color. Esto es para no destruir las vitaminas y propiedades del hígado, que van desapareciendo con el calor.
4. Cortamos el hígado y las papas; las picamos en cuadraditos pequeños con un cuchillo.
5. Ahora ya solo falta mezclar todos los ingredientes junto: así que añadimos en el recipiente la carne picada, las papas hervidas, el hígado cocinado, el atún, la verdura y los dos huevos crudos.

Podemos congelarlo e ir dándole una porción 2 veces a la semana.

 

 

¿Se va a ver antojable? No.

 

¿Con esto le vamos a caer mejor al gato? Ojalá.

 

¿Será un éxito en él? Definitivamente.

 

Una de las ventajas de hacer esto es que tenemos control de los ingredientes que va a comer.

 

¿Lo más impresionante de esto? Es que se puede hacer en 15 minutos. Así es, en menos de lo que dura Paulina de la Mora en acabar una frase.

 

¿Quieren un menú vegetariano?

La realidad es que los gatos son estrictamente carnívoros. Su fisiología lo demuestra por sus colmillos y el diseño de su sistema digestivo, que no está particularmente hecho para procesar vegetales.

 

¿Qué les pareció? Fácil, ¿verdad?  No necesita nada de condimentos ni agregados. La combinación de los ingredientes es lo que hará la magia.

 

Cuéntenos cuando la preparen para ver qué le pareció 😀 Y manden fotos para antojarnos…o algo así.