preloader
Top
LOS SECRETOS EN LA POPÓ DE TU PERRO - Somos amantes de los animales.
fade
210
post-template-default,single,single-post,postid-210,single-format-standard,eltd-core-1.1.2,flow-ver-1.4,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-standard,eltd-fixed-on-scroll,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
dueño recogiendo popó de perro

LOS SECRETOS EN LA POPÓ DE TU PERRO

Todos tenemos un lado de detective: nos gusta encontrar pistas, ir descubriendo cada clave hasta que llegamos a una conclusión satisfactoria.

 

¿Qué dirían si les decimos que muchos de los secretos de la salud de su perro se encuentra escondidos en sus deshechos? Ojalá esto no los desmotive de querer ser detectives, pero la realidad es que se puede conocer mucho sobre la salud de nuestro perro tan solo poniendo atención a los “regalitos” que nos va dejando.

De acuerdo a César Millán, estos son 4 puntos en los que nos debemos fijar de la popó de nuestros perros:

 

Contenido: Sabemos que hay perros que devoran todo y es probable encontrarte restos de eso en su popó: bolsas de plástico
Los puntos más importantes en los que debemos fijarnos es si vemos como pequeños granitos parecidos al arroz, ya que estos son indicios de parásitos. También ver demasiado pasto (yup, pasto) es señal de colitis o estrés.

 

Consistencia: Para ir al grano, las heces saludables deben ser como plastilina. Es por eso que el proceso de llevar bolsas de plástico en los paseos y recogerla es importante, porque nos hace saber si todo se encuentra bien (además de ser un acto de civilidad y respeto para tus vecinos, seamos sinceros).

Si está muy dura, puede ser señal de falta de hidratación, o que comió piedras o hueso (los perros están en otro nivel de apreciación culinaria). Y por el contrario, si está demasiado aguada, la clave está en poner atención si es algo recurrente. Esto aunado a falta de energía o hambre, vómito o si va acompañada de sangre definitivamente nos dirá que algo está mal.

 

dueño sosteniendo correa con bolsas para pop

 

Tamaño: Hay que tomar dos cosas en cuenta.

¿Las heces son muchas? Porque si son demasiado grandes/abundantes en relación al tamaño del perro, es señal de que le estamos dando demasiada fibra y esto provoca que no esté absorbiendo los nutrientes necesarios antes de desechar todo. Si solo fue una vez, es probable que fuese un cuadro de constipación, pero si continúa y ya cambiamos la dieta, es momento de ir a visitar al veterinario.

¿Las heces son muy pocas? Entonces es probable que, como se dice coloquialmente, esté tapado. Esto no es problema si solo sucede una vez, pero si se repite podemos intentar cambiando a comida enlatada, ya que siendo más húmeda, puede ayudar a que todo fluya mejor.

 

Color: Curiosamente, este es el punto más importante de todos. ¿Cómo debe de verse? Con un café chocolatoso. Perdón si hemos arruinado la forma en que ven el chocolate para siempre, pero es la verdad. Pero vamos por colores conociendo qué podría significar cada uno:

Verde: es señal de que nuestro perro está comiendo demasiado pasto o que tenga algún problema en la vesícula.

– Naranja o amarillo: pueden ser señales de problemas en el hígado.

– Gris: esto es señal de problemas con el hígado o páncreas.

– Negro: pueden indicar sangrado en el tracto digestivo.

Creemos que esta guía básica ayudará a que prestemos más atención cada vez que nuestro perro vaya al baño. No tenemos por qué “hacerle el feo” a este aspecto de la vida con mascota, ya que será una gran herramienta para poder estar al tanto de la salud de nuestro perro.